sábado, 6 de julio de 2013

Videojuegos Argentinos en la mira

2 comentarios
 
Llegaron al país Disney, Cartoon Network y la francesa Gameloft para producirlos en el país. Y cada vez son más los encargos que llegan desde el exterior.

En el día de su lanzamiento, el Halo, un videojuego para consolas, vendió en el mundo 2,5 millones de unidades. La facturación alcanzó los 125 millones de dólares, una suma mayor que la recaudación de la primer semana de las taquilleras Shrek 2 y El Hombre Araña 2, juntas .

El dato no es nuevo para los que siguen de cerca la pulseada global entre Hollywood y el Silicon Valley por el liderazgo en la industria del entretenimiento. Lo que sí llama la atención es su impacto en la Argentina. Algunas corporaciones internacionales, entre ellas Disney, Cartoon Network y la francesa Gameloft desembarcaron en el país para desarrollar juegos, aprovechando el talento de los programadores locales y su bajo costo. Y cada vez son más los encargos que llegan desde el exterior.

"La Argentina tiene calidad internacional a un costo competitivo. Producir un juego en los EE.UU. cuesta entre 10 y 100 mil dólares, o más. Los costos argentinos van de 1.000 a 20 mil", asegura Ezequiel Abramzon, responsable de New Media para latinoamérica de Disney, para explicar la radicación en Buenos Aires de esa compañía.

Este directivo trabaja en la corporación Walt Disney Internet Group, la encargada de esbozar las líneas de negocio a nivel mundial para nuevos medios, como Internet, celulares y televisión interactiva. Se trata de un negocio a dos puntas: además de ser redituables ayudan a potenciar productos para cine y TV.

"Esto viene del año 2000 y es un éxito comercial", acotó Abramzon, para luego añadir que el "80% de los juegos que producimos para latinoamérica lo hacemos en Buenos Aires por razones idiomáticas y de costos".

Convendría entonces aclarar que la pulseada entre el cine, la televisión y los juegos no es tal. Por el contrario, los empresarios le buscaron la vuelta para complementarlos. Son muchos los los lanzamientos de videojuegos —en diversos formatos— que acompañan los estrenos de películas, y viceversa. Así pasó, por ejemplo, con King Kong, la soporífera creación de Peter Jackson y con las dos últimas partes de Matrix, de los hermanos Wachowsky. En sentido inverso, varios juegos inspiraron películas, como Tomb Raider y el Doom.



Movilidad

Precisamente Game loft comercializa el juego oficial de King Kong para celulares. Esta compañía, una de las top five de la industria de entretenimientos para telefonía móvil, montó un centro de desarrollo en Buenos Aires y tienen previsto contratar 100 ingenieros en informática. Así lo reveló a Clarín Francois Bodson, su Studio Manager.

"Llegamos en setiembre de 2005 para armar una oficina comercial y producir juegos para el mercado latinoamericano, porque aquí hay muy buenos recursos. Ya contratamos 37 desarrolladores de software, pero pensamos llegar a 100", expresó.

Algo parecido ocurre con la televisión. "La estrategia de los videojuegos es calentar la pantalla por la Web", señala Felipe De Stefani, vicepresidente de Marketing de Cartoon Network para latinoamerica, otra de las compañías que llegó al país. El directivo es el responsable de armar juegos para la página de Cartoon, que atiende a los 2,7 millones de usuarios, y que juegan en promedio media hora por sesión. Muchos de los juegos on line son pagos, pero otros se usan para aumentar el rating de la programación de la emisora.

De Stefani dice que la estrategia de "generar tracción de la pantalla a Internet y viceversa empezó hace cinco años. En las tandas ponemos tips para la Web, y en la Web hacemos lo mismo para la señal de TV".

La mayoría de los videojuegos de Cartoon son producidos por empresas contratadas en la Argentina, Uruguay y Brasil. Sin embargo, "el más exitoso de todos los tiempos" fue Fórmula Cartoon, un juego de carreras multiplayer, que tuvo 2 millones de usuarios, y que fue creado por MP Advance, una Pyme local que funciona en el barrio porteño de Palermo Hollywood, como para reforzar más las coincidencias.

Allí trabajan 16 personas, entre programadores, ilustradores, animadores y diseñadores gráficos. La firma factura, según dijeron sus directivos Fernando Píccolo y Angel Mazzarello, alrededor de 700 mil pesos anuales. "Hay una mayor actividad porque los juegos sirven también como herramienta de marketing para sitios de Internet. Es un cambio profundo que se está dando: los banners, esas imágenes estáticas, ya no van más", señalaron.

Todo esto explica el buen momento de la industria local y la gran cantidad de empresas dedicadas al rubro que están apareciendo. Hace un año eran una veintena. Hoy son más de 50, según la Asociación de Desarrolladores de Videojuegos de la Argentina. Su titular, Javier Otaegui, señala: "Existen muchos nichos, mercados, juegos, géneros e inclusive franjas de calidad, que permiten acceder con títulos propios. Otra opción es trabajar como contratistas para estudios y publicadores internacionales aprovechando la coyuntura cambiaria", sentenció.

De todas formas, la Argentina está muy lejos de producir productos de primer nivel, como el Age of Empires, de Microsoft, cuyas dos primeras versiones vendieron 16 millones de unidades. El más exitoso, a nivel local, fue el Fútbol De Luxe, comercializado por EduSoft, que colocó en el mercado local unas 8 mil copias.

Sin embargo, Eduardo Goyhman, de EduSoft, dice que para la Argentina es una cifra alta porque "tenemos un 93% de piratería. Estamos por sacar Elixir, un juego que se juega por Internet. Esta clase de productos son más difíciles de piratear".



Fuente: Clarin.com

2 Responses so far.

  1. Esta bueno saber que en el pais tambien hay creativos y no es necesario importarlos.

  2. Hay mucho en este país hay que aprovecharlo!

Deja tu comentario